Calendario

Realismo poscontinental: Ontología y epistemología para el siglo XXI

¿Sigue viva la filosofía? ¿Hay alternativas al pensamiento único posmoderno? ¿Tienen sentido las viejas preguntas sobre la existencia de la realidad y sobre la posibilidad del conocimiento, sobre el ser (ontología) y sobre el conocer (epistemología)? En este libro, el filósofo millennial Ernesto Castro responde contundentemente que sí a estas y a muchas otras preguntas acerca de la viabilidad de la filosofía crítica en nuestros días. Casi una década después de su debut intelectual, el autor de Contra la postmodernidad (2011) vuelve a la reflexión filosófica de altos vuelos con este ensayo, el primero que se ha escrito en castellano sobre el llamado «giro realista de la filosofía» en el siglo XXI. «Realismo poscontinental» es la expresión que ha acuñado el propio Ernesto Castro para referirse a un conjunto de pensadores realistas que han superado la vieja división de la filosofía contemporánea en analíticos (preocupados por cuestiones científicas y epistemológicas) y continentales (preocupados por cuestiones artísticas y ontológicas). Escrita en un estilo perfectamente accesible para todo tipo de lectores, incluidos aquellos que no tengan una formación académica previa, esta obra es la primera y por el momento única introducción sistemática que se ha publicado en España acerca del pensamiento de filósofos actuales tan importantes como Quentin Meillassoux, Ray Brassier, Graham Harman, Iain Hamilton Grant, Maurizio Ferraris o Markus Gabriel. Estos nombres —actualmente desconocidos por la mayoría del público español y, lo que es más preocupante, por la mayoría de los filósofos españoles— están llamados a ser los más importantes de la filosofía mundial en las próximas décadas, si es que no lo son ya. Así pues, esta monografía es una oportunidad inmejorable para ponerse al día en la filosofía presente, así como para descubrir el papel que pueden desempeñar en la actualidad autores clásicos como Platón, Immanuel Kant o Martin Heidegger. Todo ello de la mano crítica y jovial de Ernesto Castro, uno de los filósofos jóvenes más prometedores e iconoclastas de este país.