Biblioteca

El Estado Mental, 29/09/2014.

«Una modesta exposición»

Los dueños de los garitos saben que la vida nocturna de una ciudad se estructura en torno a la entelequia de la sexualidad local. Salvo en Pekín, donde según Miguel Espigado son los occidentales los que principalmente salen y follan de noche. O eso quiere creer él. Por esta razón, tanto aquí como en China los dueños de los garitos no hacen pagar a las mujeres. De nuevo hay excepciones. Sin tener que salir de mi ciudad, Chueca aplica el principio de exclusión inverso durante el Orgullo Gay, pero la lógica de estabular a las gallinas para facilitar la labor a los zorros se repite allá donde mires. Basta mirar con atención. La adolescencia típica de un pequeñoburgués heterosexual madrileño como yo consistía en pagar la entrada a las sesiones de tarde de Kapital —la sala, no el libro— para buitrear ad nauseam sobre corros muy prietos del sexo opuesto. El resultado se parecía mucho a la Batalla de Kruger: una guerra sin cuartel entre un cocodrilo, media docena de leonas y muchísimos, tal vez demasiados ñus. Para evitar confusiones, sepan que los ñus eran ellas y las leonas, nosotros. La figura solitaria del cocodrilo se la dedico al viejo sordo de Kapital y su danza del peine, que bailaba cuando la música había terminado para todos, pero no para él. ¡Ay, el viejo sordo! Me pregunto si habrá muerto.

En Summa Art Fair, la feria de segunda división que tuvo lugar la semana pasada en el Matadero de Madrid, las galerías grandes no pagaron dinero, como las niñas bonitas en la canción del barquero, porque se suponía que le daban a la feria un caché del que aún carece, dando por supuesto que, si el sexo es el motor inmóvil de la noche madrileña, la fagocitosis cumple en mismo papel en el mundo del arte contemporáneo. En las primeras páginas de un comic que tiene ese nombre, Fagocitosis, Marcos Prior y Danide ilustran, trayéndola a nuestro tiempo, la modesta proposición que Jonathan Swift publicó en 1729 para acabar con el hambre de los campesinos irlandeses y, ante todo, de sus hijos. Si según el paródico Swift la solución consistía en legalizar el canibalismo y que los pobres vendieran a los ricos la carne de su prole («Concedo que este manjar resultará algo costoso, y será por tanto muy apropiado para terratenientes, quienes, como ya han devorado a la mayoría de los padres, parecen acreditar los mejores derechos sobre los hijos»), Prior y Danide imaginan que pasaría si una compañía llamada Marx Donald’s comercializase la carne picada fruto de la clase trabajadora a un precio módico para la clase trabajadora. Fordismo puro y duro. Éxito seguro en los años cincuenta.

Pero el fordismo es historia. El modo de producción dominante de nuestro tiempo, si todavía puedo usar este vocablo marxista sin que me peguen una colleja a la salida del metro, es posfordista en el sentido de Sergio Bologna: centrado en las mejoras logísticas que facilitan la localización [sic] de la cadena de valor. Lo que acabó con el poder de chantaje colectivo de la Fiat de Turín, cuyos obreros montaban mal a posta los coches cuando les negaban un aumento salarial, no fueron los bajísimos salarios checos, que entraron en el mercado global cuando el edificio Lingotto ya llevaba una década cerrado, sino la trazabilidad que los japoneses impulsaron mundialmente desde Toyota, que permite trazar, aislar y despedir a la cuadrilla responsable del sabotaje. En el caso de la industria automovilística, la localización de la cadena de valor ha llevado a una mayor división del trabajo, lo cual supone que, entre los costes de la fabricación y del transporte, el coche híbrido de mi madre, un Toyota Prius recién comprado, contamine más de lo que uno desearía, aunque no tanto como algunos dicen.

Todo esto para decir que en el mundo del arte pasa algo similar. Si en el sector industrial, las titánicas corporaciones han diversificado su oferta fagocitando pequeñas empresas hasta volverse prácticamente irreconocibles, hasta el punto de que el destino de las startups exitosas, desde Silueta hasta Instagram, consiste básicamente en crear marca y venderse al mejor postor, antes de que los oligopolios las quemen cual hormigas bajo una lupa, en el mercado artístico las cosas no son muy distintas. Los peces grandes viven de comerse a los pequeños. Las ferias como Summa son a ARCO lo que la Masía al Barça: un suministro de materia prima. El mundo del arte es tan grotescamente corporativo que nada menos que Unilever, una de las compañías más versadas en el arte del larvatus prodere, de la diversificación como estrategia del enmascaramiento cartesiano, una que lo mismo te vende los helados de Frigo y Magnum que las cuchillas Williams o el desodorante Axe para salir a matar esta noche, es quien financia las exposiciones temporales en la famosa sala de las turbinas de la Tate Modern en Londres. Y no me extiendo más, que para eso mi padre ha escrito un libro bautizado Contra el bienalismo, para que no tenga que venir yo ahora a repetir la palabra de mi progenitor como, hacerme pasar por su ángelos y terminar crucificado como quien tú sabes.

En conclusión: si el circuito artístico se arrodilla ante la máxima del gigantismo o, como dice el lema de Pacific Rim, esa película a caballo entre Godzilla y Transformers, si la disyuntiva está entre «go big or go extinct», mejor extinguirse ahora que aumentar de tamaño como el imperio de Napoleón, que los satíricos británicos comparaban con un sapo que se hubiera hinchado hasta alcanzar el tamaño de un burro. Como el Burro grande que Fernando Sánchez Castillo expone en Summa Art Fair. Lo cual ya revela la condición intelectual del emperador. Y de tantos otros emperadores. Pues por sus orejas los reconoceréis.